13 Jul · Amparo Ibañez · No Comments

Altas Capacidades

images-2

Existe en general una gran desinformación sobre el concepto de altas capacidades, el cual se confunde habitualmente con el de superdotación.  Para esclarecer esta confusión de términos vamos a definir primero ambos y posteriormente abordaremos otros  que  hay que tener presentes en el ámbito de las altas capacidades.

El concepto de altas capacidades es relativamente nuevo ya que la superdotación ha sido durante años el único término utilizado  para referirnos al alumnado que presenta altas capacidades. En España, en el año 2006 la Legislación Educativa acuña por primera vez el término de Altas Capacidades, incluyéndolas en el colectivo de Necesidades Educativas Especiales de apoyo educativo.  Así la LOE señala que para el pleno desarrollo de la persona y de sus capacidades, corresponde a las Administraciones Educativas adoptar  las medidas necesarias para identificar al Alumnado con Altas Capacidades, valorar de forma temprana sus necesidades y adoptar planes de acción adecuados a dichas capacidades. En este sentido, la atención a la diversidad se establece como principio fundamental que debe regir en toda la enseñanza obligatoria.

El concepto de altas capacidades engloba un conjunto de términos que hacen referencia al alumnado con características de  excelencia y que destacan en diferentes capacidades y aptitudes superando la media.

En el siguiente cuadro vemos los términos mencionados:

ESQUEMA ALTAS CAPACIDADES

El concepto de superdotación ha evolucionado, pasando de un enfoque  tradicional psicométrico,  donde la base era la medición del coeficiente intelectual (CI + 130)  y  la capacidad de aprendizaje académico, a otro cognitivo donde la inteligencia es entendida como capacidad de procesamiento de información. Desde este enfoque además de un alto CI, se deben de tener en cuenta una buena capacidad en otros ámbitos específicos. Por tanto,  podríamos definir la superdotación como resultado de la combinación de todos los recursos intelectuales que hacen posible un alto nivel de eficacia en la resolución de problemas y en la gestión de la información, siendo sus principales componentes:

  • Elevado CI, este dato es importante pero no suficiente.
  • Motivación intrínseca por la tarea, curiosidad y perseverancia en la forma de afrontar las tareas.
  • Alta creatividad, las situaciones novedosas para ellos suponen un reto, hacen uso de los sistemas conceptuales que poseen para pensar en sistemas conceptuales nuevos (“insight”), selecciona la información útil que ya posee para solucionar nuevos problemas.
  • Autoconcepto positivo, piensan que son capaces de conseguir aquello que se proponen.

El CI es indicador de inteligencia académica  de un talento  pero no de la inteligencia general. Por ello la  configuración intelectual del superdotado implica generalidad, y  posibilita una producción eficaz en cualquier ámbito o tarea  dando lugar a una diferencia intelectual cualitativa importante. Sin embargo el talento indica especificidad en una o varias áreas y diferencia intelectual cuantitativa. El superdotado será diagnosticado como tal a partir de los 13 años ya que es entonces cuando va llegando a su fin su periodo de desarrollo y la inteligencia se cristaliza, por lo tanto  ser superdotado es una condición adulta, los niños y niñas tienen altas capacidades.

Cuando el alumnado manifieste un desarrollo de sus capacidades superior a lo propio de su edad cronológica estaremos hablando de precocidad. Estos niños muestran un desarrollo temprano en aptitudes como la adquisición del habla, desarrollo psicomotor,  habilidades cognitivas …  La precocidad siempre se encuentra asociada a conceptos evolutivos, una vez alcanzado el periodo de desarrollo (12-13 años) las  habilidades de los niños  se normalizarán. Los alumnos que muestran precocidad adquieren antes recursos intelectuales básicos, es decir  acceden con anterioridad a los hitos evolutivos, pero esto no significa que obtengan niveles más altos en sus resultados.

Actualmente se estima que un 2,3% de la población, en términos globales es superdotada (OMS). En España con 47 millones de habitantes y siguiendo esta estadística deberíamos tener 1.081.000 de personas con altas capacidades y por lo tanto un profesor a lo largo de su vida como docente  al jubilarse debería haber descubierto o haber tenido, una media de  entre 20/30 alumnos superdotados. La realidad nos indica que es raro el caso del profesor que señala haber conocido a más de un alumno con estas características.

Según investigaciones recientes un tercio de estos alumnos obtienen un evidente fracaso escolar ya que son niños que se aburren en clase  y  que pierden el interés debido justamente a que aprenden con mayor facilidad, e incluso que se piensa que por su capacidad no necesitan ayuda,  otro tercio pasa desapercibido y el otro tercio es el que  destaca notablemente.

El filósofo Antonio Marina señala que la mayor riqueza de un país no son sus materias primas, capital o territorio sino el talento de sus ciudadanos, talento que desarrollado al máximo revierte en beneficio propio y de toda la sociedad.  De nada sirve diagnosticar o legislar si luego no se llevan a cabo acciones reales, en este sentido la formación de los profesionales de la educación es fundamental, tanto a nivel de detección como de intervención.

Sin embargo, en la actualidad nuestras universidades no parecen contemplar dentro de sus planes de estudio contenidos relacionados con las altas capacidades.
Sin ir más lejos se ofertan asignaturas con contenidos que en mayor medida tienen que ver con trastornos, problemas de aprendizaje, deficiencias, discapacidades … Todas ellas obviamente  de gran relevancia y que necesariamente deben estar presentes, pero llama la atención la desproporción comparativa y ausencia de asignaturas que se relacionen con el tema que estamos tratando, y  que a su vez, como hemos visto entra de lleno en las necesidades educativas especiales.

Así podemos encontrar en el Plan de Estudios de la Universidad de Valencia de Magisterio de entre 66 asignaturas optativas,  una tan sólo que lleva por título ” Intervención psicoeducativa en discapacidad intelectual y en altas capacidades”, asignatura que además aparece como “no ofertada” en el anterior curso. Y en el total de asignaturas de formación básica y obligatoria sólo  aparece, dentro de la asignatura “Necesidades educativas especiales”  un tema (de los 10 que configuran dicha asignatura)  que lleva por título “Necesidades educativas especiales derivadas de las altas capacidades”.niño-superdotado-300x200 Quizás es el momento de actuar, la responsabilidad del éxito escolar de todos los alumnos no solo recae sobre el alumno individualmente considerado sino también sobre sus familias, los profesores, los centros docentes, las Administraciones educativas y, en última instancia, sobre la sociedad en su conjunto, responsable última de la calidad del sistema educativo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR