6 Jul · Amparo Ibañez · No Comments

Aprovechar el verano

vacaciones-en-le-pueblo1 (1)Finalizado el curso escolar los niños ya disfrutan de sus vacaciones de verano, tiempo que se presenta sin las presiones del resto del año y que a los padres nos permite disfrutar más de su compañía.
Este periodo vacacional debe estar bien organizado, ya que abarca casi más de dos meses y los niños, especialmente los más pequeños pueden llegar a sentirse ociosos y aburridos.
Recordemos que las vacaciones de verano son perfectas para que practiquen algún deporte, se relacionen con otros niños, pasen más tiempo con la familia y repasen contenidos escolares. Es además un momento ideal para fomentar la lectura.

Os dejo algunas pautas que pueden ser útiles para estos días de verano:

  • Es importante dejar la primera semana o unos días desde que finalizan el colegio hasta que empiezan con la planificación del verano en blanco, es decir olvidarse de todo, dar una tregua y comenzar con fuerzas el verano, pero a la vez de una forma más distendida.
  • El mejor momento del día para repasar un poco es por la mañana, después del desayuno. Para los niños entre 8 y 11 años aproximadamente y en función de las necesidades, una hora al día será suficiente. Recordemos que se encuentran en una faceta escolar de aprendizajes básicos y que si éstos no se repasan con frecuencia el bajón en septiembre puede ser considerable.
  • Los niños que lleven alguna asignatura suspendida deberán poner especial atención en su planificación de estudio durante el verano. Es un buen momento para ver si existe algún problema de base en cuanto a: problemas en la metodología de técnicas de estudio, de déficit de atención, de lateralidad …, e ir diseñando las estrategias adecuadas para solucionarlos de cara al próximo curso.
  • La lectura es fundamental. Una buena técnica es que ellos mismos elijan su libro. A los más pequeños les encanta que les leamos, motiva su interés y les “engancha” a la lectura pudiendo combinar días en que ellos nos leen y días en que les leemos nosotros. Para los más mayores, a partir de 12 años, suele funcionar bien que ellos elijan un libro y nosotros otro, además la lectura no debe ser mecánica sino que les permita pensar y reflexionar. Si el libro lo hemos leído nosotros con antelación y sabemos su argumento podemos hacerles preguntas sobre lo que le ha parecido, lo que más le ha gustado, o porqué cree que suceden determinados hechos.
  • Es un buen momento para establecer conversaciones con nuestros hijos, el tema no importa, puede ser cualquiera que a ellos les interese, lo importante es que creemos espacios de comunicación y que ésta fluya.
  • Es importante establecer unas normas y límites acordes con la edad de cada niño. Dejarlas claras desde el principio es fundamental, así como las consecuencias de no cumplirlas. Si hemos de poner algún castigo éste debe ser acorde con la falta cometida. Recordemos que el castigo por sí solo, especialmente con niños pequeños, no funciona ya que enseña al niño lo que no debe hacer en lugar de lo que se debe hacer. Cuando se utiliza aislado, sin el equilibrio de los refuerzos positivos para conductas adecuadas, no enseña al niño a cómo reemplazar la mala conducta por otra más aceptable. Igual de importante es controlar nuestros impulsos y  evitar gritar y dar voces a los niños,  ya que lo único que conseguiremos será desautorizarnos.

Amparo Ibañez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR