4 Abr · Amparo Ibañez · No Comments

Desde las primeras palabras hasta la escolarización

images-9

Durante la época preescolar las habilidades lingüísticas se desarrollan de una manera impresionante, pasando de utilizar expresiones de dos o más palabras a emplear frases similares a las de los adultos. Las estrategias de aprendizaje básicamente son dos:

  1. La estrategia de los sucesos plausibles, realizando una interpretación del lenguaje mediante el conocimiento de las rutinas y de los contextos habituales.
  2. Aprendizaje mecánico, consistente en la imitación de palabras y expresiones que suelen producirse en un contexto determinado.

También las conductas consecuentes refuerzan los intentos comunicativos de los niños. Los padres ofrecen algún tipo de retroalimentación específica, lo vemos

  1. Si la emisión es gramaticalmente correcta se ofrece reconocimiento y respuesta.
  2. Si no lo es, se debe responder con:

 

  •  reformulaciones que modifican la emisión errónea del niño (esto no es una “e´ca”, es una muñeca).
  •  expansiones que ofrecen una versión más madura del enunciado emitido por el niño manteniendo el orden de las palabras  (esto es una muñeca).
  •  peticiones de clarificación que pueden ser inespecíficas  (¿qué?, ¿qué es esto?).

 

Respecto al Desarrollo Fonológico, en los primeros meses recordemos que las producciones no pasaban de gorjeos, sonidos vegetativos, arrullos o balbuceos.
En esta segunda fase, coinciden diferentes estudios respecto al orden de adquisición de los fonemas:

  1. Se adquieren antes vocales que consonantes.
  2. Los sonidos que van al principio se emiten mejor.
  3. Existen diferencias individuales, de modo que la edad a la que se adquieren algunos sonidos puede variar.

Los niños emplean estrategias fonológicas mediante procesos de Simplificación Fonológica, esto es evitando sonidos difíciles y empleando ciertos fonemas que, en muchos casos, repiten y en otros reduplican, significando en todo caso distintos conceptos.

Lo vemos en los siguientes ejemplos:

  • de sílaba átona, decir “camelo” por “caramelo”
  • frontalización o sustitución de fonema posterior (velar) por uno anterior (labial o dental),  decir “tasa” por “casa”
  • metátesis (inversión de sonidos), decir “Teurel” por “Teruel”
  • epéntesis (inserción de sonidos), decir “golobo” por “globo”
  • sustitución de vibrantes, decir “Dafa” por “Rafa”
  • seseo, ceceo …

Alrededor de los 2 años se produce una clara “explosión del vocabulario”, es el periodo de más de 50 palabras que van aumentando de forma acelerada. Este avance se produce porque “el niño descubre el NOMBRE”, sabe que las cosas tienen un nombre, y en consecuencia preguntan el nombre de todo lo  que les rodea, además esta etapa coincide con la formación de campos semánticos, (reconocimiento de palabras que tienen relación entre sí), de esta forma se produce el desarrollo conceptual y la Conciencia Fonológica. La conciencia fonológica  (dicho de una forma sencilla y sin muchos tecnicismos) es  la capacidad que tenemos para poder segmentar palabras y reconocer estos segmentos del lenguaje. Esto significa que, gracias a ella, los niños pueden ser capaces de reconocer e identificar los fonemas, sílabas y palabras de forma independiente entre sí.  En  los primeros años  la conciencia  sobre los sonidos que forman el lenguaje apenas está desarrollada.Los niños son capaces de captarlos, pero lo hacen como si fuera un bloque; no saben que pueden segmentarse en partes más pequeñas: las frases en palabras, éstas en sílabas y éstas en sonidos, como se muestra en la siguiente ficha:

Sin título

Para finalizar aquí os dejo los principales hitos evolutivos del lenguaje del niño de 2 a 5 años:)

Edad Conductas comunicativas
15 meses

Señala personas, animales y objetos que se le nombran.
Tiene un vocabulario mínimo de 4 y 6 palabras

18 meses

Tiene un vocabulario de alrededor de 20 palabras.
Primeras combinaciones de dos palabras.
Identifica partes del cuerpo y se refiere a sí mismo mediante su nombre.
Juega a preguntas y respuestas con los adultos.

21 meses

 Le gustan los juegos rítmicos y jugar con los demás.
Utiliza los pronombres “yo” y “mío””

24 meses

 Su vocabulario oscila entre 200/300 palabras.
Emplea frases cortas e incompletas.
Utiliza pronombres como “mío” y “yo” con interpretación egocéntrica y las preposiciones “a, en , para, de”, aunque no siempre correctamente “

3 años

Emplea un vocabulario de unas 1000 palabras.
Construye frases sencillas de 3 o 4 palabras (sujeto/verbo/objeto)
Domina sonidos vocálicos y los consonánticos /p/, /m/, /n/, /k/, /b/, /g/, y /d/.
Sigue instrucciones de dos pasos.
Habla sobre el presente, aunque todavía utiliza algunas formas verbales de futuro.
Utiliza artículos, plurales y algunas preposiciones y conjunciones.

4 años

Emplea un vocabulario de unas 1.600 palabras.
Aumenta la complejidad de sus oraciones, que empiezan a tener entre 4 y 5 palabras.
Utiliza adecuadamente las frases declarativas, negativas, interrogativas e imperativas.
Recuerda historias y el pasado inmediato.
Hace muchas preguntas.
Las formas pretéritas de los verbos irregulares se emplean ya correctamente.
Articula además de los anteriormente mencionados , los siguientes fonemas /t/, /f/ y /x/

5 años

 Emplea un vocabulario productivo de unas 2.200 palabras.
Aunque articula la mayoría de las consonantes, puede tener problemas con la /r/ (rr).
Comprende los términos temporales como ayer, hoy, mañana, antes y después.
Obedece instrucciones de tres pasos.
Emplea proposiciones subordinadas, aunque muestra problemas al utilizar frases temporales y causales.
Ya ha adquirido el 90 por 100 de la gramática.

Amparo Ibañez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR