15 Mar · Amparo Ibañez · No Comments

Estrategias de Aprendizaje II



Captura de pantalla 2015-03-14 a la(s) 19.09.15

El estudio y el aprendizaje requieren un gran esfuerzo  intelectual. Para que el tiempo invertido sea efectivo y no se disipen los esfuerzos, es imprescindible saber estudiar. Pero pocos son los Centros Escolares cuyos profesores invierten tiempo de sus asignaturas en enseñar a sus alumnos cómo deben de estudiarlas.

El motivo suele ser una rigurosa programación,  poco flexible  que  no les deja margen de actuación, teniendo que ceñirse éstos a un guión preestablecido.
Las estrategias de estudio o aprendizaje son técnicas que permiten procesar la información de forma efectiva, por tanto es muy importante  que los alumnos no sólo las conozcan, sino que además  sepan  escoger   aquellas que personalmente  les funcionen mejor.

Las estrategias son una forma de “aprender –  a  – aprender” (qué bonito!),  por ello partiendo de una reflexión consciente, el alumno debe saber si con los métodos de estudio que emplea en su día a día está logrando sus objetivos.
Para la optimización del proceso de aprendizaje hay que tener en cuenta la realización de las siguientes actividades:

Realizar una lectura comprensiva, por su parte, da paso a la selección de las ideas principales a través del subrayado. Posteriormente se realiza un esquema, en el que se estructuran las ideas y un resumen en el que integrar las ideas principales, expresando lo esencial del contenido. La memorización facilita la retención del contenido y los repasos contribuyen a afianzarla y evitan su debilitamiento progresivo. La práctica permite ensayar lo aprendido e ir asimilándolo, el autoexamen permitirá  comprobar que el aprendizaje se ha producido. La última fase implica la utilización de los conocimientos fuera del plano teórico, aplicándolos realmente en la resolución de problemas concretos.  

La lectura comprensiva tiene la función inicial de aproximar la base de conocimientos “previa” con el nuevo contenido. En función del grado de dicho conocimiento  se procederá o no a una segunda lectura, fragmentando el texto mediante el subrayado lineal de los términos de cada párrafo que se consideren más relevantes. La memorización tiene lugar mediante la repetición,  utilizando simultáneamente los receptores más variados: vista (lectura), oído (audición si se ha grabado anteriormente), boca (diciéndolo en voz alta), cinestesia-motriz (escribiéndolo repetidas veces). Mediante la autoevaluación se pone de manifiesto la capacidad de recuperación de la información. No tiene mucho sentido esperar que otra persona nos evalúe cuando nosotros mismos podemos hacerlo, su realización permite afianzar los conocimientos, fortalecer el recuerdo, ganar seguridad y consolidar el aprendizaje.Captura de pantalla 2015-03-14 a la(s) 19.11.36

En el libro “Técnicas de estudio, el aprendizaje activo y positivo” de Guillermo Ballenato Prieto (Editorial Pirámide) se ofrece una amplia orientación sobre “el arte del estudio” y los principios básicos del aprendizaje, incluye cuestionarios sobre hábitos de estudio, ejercicios de atención/concentración, autoevaluaciones etc… muy recomendable sobre todo para estudiantes de Secundaria:)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR