1 Ene · Amparo Ibañez · No Comments

La importancia de los juguetes

      Las Navidades son la época perfecta para que los más pequeños reciban regalos, siendo los juguetes los protagonistas de sus deseos. Pero recordemos que su valor no  sólo se basa en la mera  función de entretener. Desde un punto de vista pedagógico los juguetes cumplen con  la misión de estimular y favorecer los procesos de aprendizaje, y no me refiero sólo a la educación reglada, sino al desarrollo de muchas otras habilidades y destrezas, desde simbólicas a sociales.  Existe una amplia gama de juguetes entre los que poder escoger teniendo en cuenta tanto la edad del niño como sus preferencias y gustos:

De 0 a 3 años:

   Gabinete Pedagógico Amparo Ibáñez

– Los apilables, con los que se trabaja la motricidad  fina y la coordinación óculo-manual

– Los encajables, de formas geométricas o animales, con los que además de trabajar coordinación visomanual, y destrezas finas, se trabaja la memoria  de formas, y los niños se inician en la dinámica del puzzle.

– Con los bebés el uso de marionetas nos servirá para estimular de forma divertida a los niños, los sentidos de la vista, del tacto… y cuando sean un poco más mayores ellos mismos podrán jugar con ellas, e incluso reproducir sus propias historias.

– Muchas investigaciones coinciden en que los bebés siguen una secuencia en el desarrollo de la visión , en los primeros meses lo que más les llama la atención no es ni el color ni la forma sino los contrastes de colores (negro, blanco y rojo), posteriormente observarán  los volúmenes y las formas desarrollando procesos de fijación y seguimiento. Se aconseja por tanto seguir estos criterios y escoger juguetes con estos colores y formas  para el desarrollo de las funciones visuales básicas .

– El juego simbólico les permite crear nuevos mundos, jugar a ser otros, imitar …. de esta  forma potencian la Función Simbólica, tan importante en los procesos de socialización y asimilación de conocimientos sobre la realidad.

De 3 a 6 años:

– Apilablespuzzles, encajables construcciones, adecuándolas a la edad del niño,  pues según va creciendo, no solo cambian sus gustos, si no que  se adquieren toda una serie de habilidades y destrezas que harán que puedan jugar con juguetes más sofisticados.
los juguetes: Innovación, educación y atención pedagógica–  Manualidades, con las que desarrollar su creatividad y destrezas psicomotrices.

– Juegos de mesa, que estimulen la memoria, la rapidez de pensamiento, concentración y observación. Las  flashcards  permiten iniciar los  procesos mentales de asociación y clasificación.

De 6 a 9 años:

– El tangram, a través de la percepción visual, puede ayudarnos a despertar en el niño el desarrollo del sentido espacial, así como su imaginación y fantasía.

– Juegos que permitan desarrollar habilidades matemáticas y cálculo mental, (aproximadamente a los 7 años se inicia en los centros escolares el aprendizaje de las tablas de multiplicar)

– No olvidemos que jugar es divertirse y que compartir esos momentos de juego con los más pequeños es una experiencia única e irrepetible. En este rango de edad, los juguetes tradicionales son importantísimos para favorecer una correcta estimulación en el niño. Los niños están inmersos en mundo tecnológico, por eso, no podemos pretender que no tengan juegos tecnológicos, pero si regular su uso. No olvidemos la importancia y las bondades que tienen los juguetes tradicionales en el niño y como éstos fomentan unos procesos de aprendizaje que no realizan los videojuegos.

Amparo Ibañez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR