29 Oct · Amparo Ibañez · No Comments

Los efectos del bilingüismo sobre el aprendizaje del lenguaje

Tradicionalmente se ha supuesto que los niños bilingües están en desventaja para aprender cualquiera de los idiomas que dominan,  ya que podrían experimentar retrasos en alguno de ellos  o incluso en ambos. Sin embargo diferentes estudios señalan que el ritmo y el  curso del desarrollo parecen ser iguales para los niños monolingües que para los bilingües. El uso de cada lengua en un contexto específico parece ser  el elemento más importante para que se establezca un bilingüismo lo más equilibrado posible. A pesar de ello, los efectos del bilingüismo son diferentes según la edad y la forma de aprendizaje de ambas lenguas. Por una parte,  la adquisición de dos o más lenguas puede producirse de manera simultánea antes de los 3 años de edad, en estos casos los niños pasan por una etapa de aprendizaje en

con-numeros-ingles la que adoptan dos sistemas diferentes, tanto a nivel semántico como fonológico. En una segunda etapa aplican las mismas reglas sintácticas, pero progresivamente llegan a una tercera etapa de aprendizaje en la que ya diferencian las estructuras sintácticas de cada lengua. A partir de entonces,  y ocasionalmente pueden producirse algunas mezclas o interferencias a nivel sintáctico que progresivamente irán desapareciendo conforme los niños van asociando cada lengua a contextos distintos.

Por otra parte un gran número de niños bilingües pueden realizar una adquisición sucesiva, es decir aprender una primera lengua en un contexto (el hogar) y una segunda lengua en otro ámbito (la escuela),  generalmente después de los 2 o 3 años. Cuando esto ocurre, el aprendizaje de la segunda lengua  tiende a seguir las mismas etapas que la adquisición de la primera.  Además,  ésta puede actuar como base de aquélla, es decir, las habilidades acústico – perceptivas, el repertorio articulatorio y las capacidades metalingüísticas, etc  de las que dispone el niño  gracias a su dominio de la primera lengua, pueden facilitarle el aprendizaje de la segunda.En todo caso, sea cual sea la forma de adquisición  de ambas lenguas, parece ser que los niños bilingües  tienen las mismas probabilidades que los monolingües de presentar retrasos o problemas del lenguaje.

Amparo Ibañez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR